Portada

Periodista hondureña denuncia expulsión de Nicaragua ante el Ministerio de Relaciones Exteriores de su país

Tras la expulsión del país por parte del régimen de Daniel Ortega contra la comunicadora hondureña Kenia Lili González Sánchez, denunció ante el Ministerio de Relaciones Exteriores de su país la agresión del régimen sandinista a través de autoridades migratorias.

González Sánchez solicita al canciller hondureño Eduardo Enrique Reina García admitir la denuncia y realizar una investigación de los hechos de porqué en Nicaragua se le considera una amenaza.

Escucha”Régimen expulsa de Nicaragua a comunicadora hondureña” en Spreaker.

Al momento que la comunicadora fue interceptada por las autoridades e Migración de Nicaragua estos le negaron su derecho a comunicarse con los funcionarios de embajada de Honduras acreditada en el país y asegura le hicieron mención de unos 10 motivos para su expulsión.

“Se me dice que yo no puedo estar en el territorio porque soy una amenaza para el Gobierno de Nicaragua porque no estoy de acuerdo con su ideología y no puedo estar en ese territorio”, explicó la periodista.

Aunque la comunicadora ha expuesto su caso en el país no espera mucho de las autoridades hondureñas debido a que la presidenta actual Xiomara Castro es de izquierda, pero espera que se le brinde respuesta.

Recibe amenazas

Gonzales pretendía permanecer en Nicaragua solamente por tres días a manera de descanso, luego se dirigía a Costa Rica.

La denuncia también la ha remitido a la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), a la presidencia de la Confraternidad Evangélica de Honduras, al cardenal Oscar Rodríguez; al representante del Nuncio Apostólico en Honduras, al Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, a ACNUR y varias instancias públicas del Gobierno hondureño.

Puede leer: Disminución de unidades de transporte en servicio podría ser por renuncia de conductores en Managua

La periodista agregó en sus declaraciones que desde su expulsión ha recibido amenazas por redes sociales, por personas que según ella pueden ser fanáticos a la dictadura de Ortega y por ello solicitó protección para ella y su familia.