June 16, 2021

OEA "da última oportunidad" a Ortega para detener represión


Los Estados miembros de la Organización de Estados Americanos (OEA) dejaron clara su posición con respecto a la situación sociopolítica en Nicaragua, luego de las aprehensiones ejecutadas por el gobierno de Daniel Ortega en contra de los opositores. 26 países votaron a favor de una resolución que condena los abusos y las violaciones a los derechos humanos de los nicaragüenses apresados que ya suman cerca de 130 y entre los que están cuatro precandidatos presidenciales.

Solo tres países: Nicaragua, Bolivia y San Vicente y Granadinas votaron en contra de la resolución. México, Argentina, Honduras, Belice y Dominica se abstuvieron de votar; mientras que los restantes 26 países votaron a favor.
Durante la sesión, hubo discursos con fuertes planteamientos contra Daniel Ortega y sus acciones, las cuales fueron siempre defendidas por Luis Alvarado, representante de Nicaragua en la OEA.

Entre los diferentes planteamientos de la resolución de este martes 15 de junio, está que la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) y la Secretaría General del organismo presenten un informe al Consejo Permanente, para considerar presentarlo ante la Asamblea General.

El exembajador de Nicaragua ante la OEA, Edgard Parrales, interpreta esta resolución como otra oportunidad que el Consejo de la OEA le da al gobierno de Nicaragua para reivindicarse; y por consecuencia más tiempo previo a la posible aplicación del artículo 21 de la Carta Democrática Interamericana.

Cabe destacar que en declaraciones previas a Primer Orden, el exsecretario ejecutivo de la CIDH, Paulo Abrao, mencionó que si en esta sesión no se solicitaba una Asamblea General extraordinaria, se desmoralizaría el proceso de aplicación de la Carta Democrática.

"Le dan la oportunidad de que rectifique dentro de un periodo que no puede ser muy extenso, antes de las elecciones, por supuesto. (...) ya una vez que den el segundo informe, la secretaría general, y la Comisión Interamericana, si el informe es negativo, y (demuestra) que el gobierno no está cumpliendo, ya no hay motivo para seguir esperando”, explicó.

Aunque el organismo internacional de derechos humanos esté brindando más plazo al gobierno de Nicaragua, Parrales cree que Ortega no cederá. Pero espera que los gobiernos de otros países intenten convencerlo de generar un panorama más competitivo de cara al proceso electoral.