May 4, 2021

FSLN apuesta por reelección de dos magistrados en el CSE


Este martes se discute en la Asamblea Nacional quiénes serán los magistrados al Consejo Supremo Electoral (CSE), que serán seleccionados para titulares y suplentes.

Según una lista que se conoció este domingo, son 44 los nombres propuestos por diferentes partidos políticos, o diputados del parlamento, y hay que destacar que entre los propuestos por el frente sandinista de liberación nacional, se encuentran el sancionado Lumberto Campbell, y Mayra Salinas, magistrada desde el 2016.

Aunque la obviedad de las acciones de Daniel Ortega lo exprese, el político José Pallais explicó a Primer Orden que mantener a Campbell como magistrados del Consejo Supremo Electoral, proponerlo demuestra la poca voluntad que tiene el gobierno con respecto a las reformas electorales.

“El hecho de que sigan manteniendo un diputado sancionado por los Estados Unidos, integrante de la lista OFAC, en realidad no afecta frente a los organismos multilaterales, como la OEA por ejemplo, ya que fue una decisión unilateral de los estados Unidos, pero si demuestra que no hay voluntad” señala.

Del mismo modo Pallais añade que dadas las condiciones, debería preocupar la cantidad de magistrados aliados al sandinismo que van a ser electos, o pueden serlo, y no quienes serán, ya que de haber mayoría, magistrados opositores no podrán hacer valer sus posición como funcionarios públicos en el organismo.

“Es un indicador muy fuerte de que desean mantener el control del Consejo Supremo Electoral, mediante cinco propietarios, y dos suplentes. Aquí no es importante quién es, si no quienes de esos 5 se van a reunir. Lo fundamental es que tendrían una mayoría con capacidad de tomar Todas las decisiones sin que se puedan requerir todos los votos propuestos que no están en la nómina del frente sandinista”, añadió.

La Oficina de Control de Activos Extranjeros (OFAC, por sus siglas en inglés) sancionó en 2019 a Ramón Avelina, Roberto López y Lumberto Campbell. En el caso de este último, los norteamericanos afirmaron que estuvo “involucrado en tácticas antidemocráticas para garantizar que el presidente Ortega y sus aliados ganen elecciones, incluido el pedido a los empleados del Gobierno de votar por Ortega y otros candidatos del FSLN.”