March 12, 2021

Casi la mitad de la población económicamente activa está en el subempleo, según Inide


El informe de empleo del IV trimestre del 2020, divulgado por el Instituto Nicaragüense de Información de Desarrollo (Inide), expresa que cerca del 50 por ciento de trabajadores se encuentran en el subempleo, es decir que se encuentran trabajando por menos horas, cuando pudieran hacer más, o trabajando mucho por una paga menor al salario mínimo.

El informe del Inide define en subempleo a quienes “que trabajan menos de las horas establecidas por semana por causas involuntarias, y que están dispuestos a trabajar más horas. (O) a las personas que, durante el período de referencia, trabajan más de las horas establecidas y ganan menos del salario mínimo”, y a pesar de que reportan una reducción de 0.9, hay un notable incremento de personas en subempleo, comparando los trimestres del 2020.

Ese año partió con 44.8% de personas económicamente activas en el subempleo, y cerró con 46.1%, dando como resultado un incremento de 1.3%.

El economista Maykel Marenco explicó a Primer Orden que este alto porcentaje, es la fuerza laboral no absorbida por la economía nacional debido a la inexistente estructura que se encargue de ello, y como tal, esto influye en la “destrucción de empleo en el mercado laboral”.

“También estamos hablando de la carga operativa que están teniendo las empresas que han venido subsistiendo, pese a la reminiscencia del estallido social, pese a la estructura de costos aumentando por costos operativos de la energía eléctrica, combustible, carga tributaria, etc”, destacó.

Y según Marenco, estos datos se relacionan con los expuestos en el anuario del 2019 del Instituto Nicaragüense de Seguridad Social (INSS), en relación a la desafiliación de empresas del seguro social. Según el INSS, desde el 2018 hasta la fecha se han desafiliado 3409 empresas, y se debe a que muchas prefieren pasarse a la informalidad porque generan menos gastos para su economía, y no hay incentivos para permanecer en la formalidad, o en el caso de las empresas que no han formado parte, integrarse.

“Lo que estamos observando en la cantidad de desafiliaciones, es precisamente el desincentivo que existe en el mercado laboral. Incentivo para la informalidad, y desincentivo para subsistir. Y, ¿cómo lo concatenás con el nivel de subempleo? A medida que haya más informalidad, hay, estadísticamente, más probabilidades de que los empleos en la informalidad sean inferiores que los empleos que se van a pagar en el sector formal de la economía”, explicó Marenco.