Oct. 27, 2021

Urnas abiertas: elecciones en Nicaragua “un plan doloso para acabar con la democracia”

Urnas abiertas: elecciones en Nicaragua “un plan doloso para acabar con la democracia”

El observatorio ciudadano electoral Urnas Abiertas, en conjunto con otras organizaciones no gubernamentales, presentó este miércoles un informe al que denomino “Nicaragua elecciones 2021: un plan doloso para acabar con la democracia”, a pocos días de celebrarse las elecciones generales.

Según los resultados del seguimiento y observación de cara al contexto electoral, les permite concluir que “los fundamentos legitimadores de un proceso electoral integro han sido conculcados de manera sistemática” y aseguran que se da a través de “la manipulación excluyente del padrón, la persecución judicial de opositores y la exclusión de candidaturas, el uso ilegal de recursos del Estado con fines proselitistas y, en general, la falta de garantía de los derechos y libertades por parte del poder ejecutivo y la autoridad electoral.

El informe aseguró que la integridad del proceso está comprometida y en consecuencia, las elecciones del 7 de noviembre de 2021 carecen de legitimidad.

Agregó que el Consejo Supremo Electoral (CSE), elimino del padrón electoral, al menos 20% de ciudadanos aptos para ejercer su derecho al sufragio, ya que en la lista final del CSE no refleja el crecimiento habitual de 100 mil votantes por año.

“El CSE no ha informado las razones por las cuales se da la variación en el total de electores ni tampoco por qué no se observa el incremento natural del padrón”, reza el documento.

Asimismo, el informe manifestó que se han suprimido más de 1.100 mil centros de votación (CV), en los departamentos de Jinotega, Matagalpa y Managua, tres de las principales plazas electorales del país, en donde se concentraban el 36% de los electores en 2017.

Urnas Abiertas denuncia la violación de derechos humanos en el contexto electoral, ya que desde antes de iniciar el período electoral ha habido una continuidad en la persecución de personas opositoras al Gobierno de Daniel Ortega entre las que destacan aspirantes a candidaturas, líderes sociales y personas naturales.

“No obstante, debe resaltarse que dicha persecución vino desarrollándose de manera sistemática desde el estallido social de abril de 2018, prolongándose e intensificándose en el tiempo, mediante el uso la maquinaria represiva del régimen y del financiamiento de la Policía Nacional”, indica el informe.

De acuerdo al informe, el Observatorio de Violencia Política de Urnas Abiertas, entre el 1 de octubre de 2020 y el 15 de septiembre de 2021, se han registrado 1.513 hechos de violencia política en el marco del proceso electoral. Por lo cual, Urnas Abiertas exhorta al gobierno nicaragüense, suspender y reprogramar de las elecciones por carecer de legitimidad.

“Cese inmediato de la represión, libertad plena para los presos políticos y garantías procesales para que se garantice la justicia y reparación para las víctimas de violaciones de derechos humanos y crímenes de lesa humanidad. Cese de la persecución contra periodistas y medios de comunicación y acceso a la información pública y de participación ciudadana, de acuerdo a lo estipulado en la ley”, denuncia la organización independiente.

Al mismo tiempo, exigen implementación efectiva de las reformas necesarias en el marco normativo electoral, incluidas las facultades y la naturaleza del Poder Electoral.