Jan. 8, 2021

UNAB registra 52 agresiones a opositores en 2020

UNAB registra 52 agresiones a opositores en 2020

Guadalupe González

La Unidad Nacional Azul y Blanco (UNAB), brindó el viernes 8 de enero un informe sobre las violaciones de Derechos Humanos en Nicaragua por parte del Gobierno de  Daniel Ortega, en el año 2020.

“La Unidad Nacional denuncia ante la comunidad nacional e internacional, especialmente ante organismos de derechos humanos que el régimen mantiene un estado policial de facto, de violaciones diarias a los derechos ciudadanos y de falta total de libertades civiles, de organización y movilización, que amenazan cada día la vida e integridad física de la población nicaragüense”, señala el informe.

De igual manera, la organización indica que hay 120 personas presas políticas, 110 detenidas en abril del 2018 y diez antes de esa fecha, 64 fueron capturadas a lo largo del año 2020, mientras que 31 fueron capturados nuevamente.

“Hubo más de 943 ataques al periodismo independiente, entre julio y diciembre del 2020, la liberta de expresión, información y prensa siguen restringidas en el país, las intimidaciones, amenazas y judicializaciones ilegales, robos, los registros sin orden judicial y las detenciones arbitraria se han convertido en asuntos cotidianos para las y los periodistas independientes”, precisa el informe.

La organización, manifestó que se registraron más de 50 ataques a templos católicos, entre estos profanaciones, amenazas de muertes contra sacerdotes y agresiones físicas contra el clero católico.

Represión legalizada

Según la UNAB, el gobierno de Ortega a través del uso de las leyes  recientemente aprobadas, muestra una nueva modalidad de ataque hacia la oposición en el país, legalizando las irregularidades.

 “Utilizando la aplanadora Asamblea Nacional, recientemente aprobó la inverosímil Ley de Defensa de los Derechos del Pueblo a la independencia, Soberanía y Autodeterminación de la Paz, una ley que además de ser violatoria de los derechos constitucionales anula por completo la competencia política para las elecciones programadas en 2021”, expresa el informe.

La agrupación opositora, agregó que esta nueva ley se une a otras tres aprobadas en 2020 por la Asamblea Nacional y consideran que están encaminadas a callar, criminalizar, y penalizar a los opositores y periodistas independientes. Estas leyes son: Ley Especial de Ciberdelitos, Ley de Regulación de Agentes Extranjeros y la reforma al artículo 33 de la Constitución Política de Nicaragua, para imponer penas de prisión perpetua a crímenes que el mismo régimen considere que son de odio.

Por otro lado, añadieron que al menos 52 líderes de la Unidad Nacional Azul y Blanco (UNAB) sufren asedio y persecución por parte del gobierno Ortega a través de la policía. Entre los líderes figuran Félix Maradiaga, Ariel Sotelo y Alexa Zamora.

“Reiteramos nuestro compromiso con la lucha por la libertad de las personas presas políticas (…) ratificamos nuestra voluntad de continuar denunciando a nivel internacional a la dictadura, demandando las debidas sanciones contra quienes han cometido o encubren actos de corrupción y crímenes de lesa humanidad. Reafirmamos nuestra decisión de continuar organizándonos territorialmente para recuperar las libertades ciudadanas, alcanzar las reformas electorales que demandamos”, concluye el informe.