March 17, 2021

Salario real en Nicaragua se reduce por incremento en precio de combustibles

Salario real en Nicaragua se reduce por incremento en precio de combustibles

Javier Bermudez

Según el Instituto Nacional de Información de Desarrollo (Inide), en el mes de febrero el precio de la canasta básica superó los 15,000 córdobas, y comparado con el informe de noviembre del 2020, fecha en que iniciaron las alzas en los precios de los combustibles, da como resultado un incremento de 540 córdobas a la canasta básica.

Por lo tanto existe una relación directa entre ambas alzas, de tal manera que esto apertura otra afectación económica para los nicaragüenses: una reducción en el salario real. Esta situación prácticamente anula el reajuste al salario mínimo recién aprobado este marzo, en el que se estableció un incremento del 3% para todos los sectores, excepto para el sector turismo que sufrió un incremento de 1% debido a las afectaciones económicas generadas por la pandemia del COVID 19.

Para el economista y experto en políticas públicas, Eduardo Solórzano, urge que Nicaragua rectifique su rumbo hacia un proceso de democratización, para buscar una solución a la grave crisis económica que atraviesa el país desde hace tres años.

“El salario nominal que es el que sale en las planillas, es el que te dice ganás 7,000, 10,000 o 12,000, pero el salario real es la capacidad de poder comprar bienes y servicios. Y si los bienes y servicios, productos alimenticios, (o) útiles escolares para los hijos, están subiendo, entonces tu salario real va bajando. En el salario nominal te pueden decir: te voy a aumentar el 3%, o el 5%. Pero si todo sube al final salís con menos”, explicó.

Alzas afectan coste de producción 

Desde hace 18 semanas los precios de los combustibles en Nicaragua registran alzas consecutivas, la última baja de registró el 8 de noviembre del 2020, y desde el 15 de ese mismo mes, las alzas no han parado.

Eduardo Solórzano, economista y experto en políticas públicas / Foto: José Cardoza

Hoy los hidrocarburos han subido de precio, al punto de rozar los 40 córdobas por litro, en el caso de la gasolina súper, que oscila en 38 córdobas por litro.

Sin embargo, no sólo las personas transportistas y sus usuarios, y quienes tienen vehículo propio son los principales afectados. Conforme el precio en los combustibles incrementa, productos como granos básicos y otros servicios, encarecen sus costos, como consecuencia de las alzas en los hidrocarburos.

El economista, explica que los altos precios  de la gasolina y el diésel, repercute en el coste de otros sectores de la economía, debido al encarecimiento de coste de producción.

“El precio del combustible es vital para que suba o baje el precio de producción. El combustible sirve tanto para generar energía como para transporte (...) O sea que, en la medida que el sector productivo reciba más altos los costos de combustibles, en esa medida se los va a trasladar, desde la refinería hasta el consumidor final, (y) al que paga los precios del mercado”, dijo.