Sept. 28, 2022

Régimen sandinista expulsa a embajadora de la UE

Régimen sandinista expulsa a embajadora de la UE

El régimen sandinista ordenó este miércoles la expulsión de la embajadora de la Unión Europea (UE) ante Nicaragua, Bettina Muscheidt.

Según confidencial, un funcionario de Cancillería, se comunicó con la embajadora Muscheidt y justificó su condición de no grata alegando que se debía a la “injerencia e irrespeto a la soberanía nacional” de parte de la Unión Europea.

Por el momento el régimen sandinista, ni Bruselas ha emitido un comunicado oficial sobre la expulsión de facto de Muscheidt, la cual fue nombrada en el cargo como representante el 30 de julio de 2021.

Bettina Muscheidt presentó copias de estilo como nueva representante de la Unión Europea el 21 de septiembre del 2021.

Lea más: Régimen niega ingreso al sacerdote nicaragüense Guillermo Blandón

Dicha expulsión de facto se da dos días después de que la Unión Europea (UE), reclamara en la ONU al régimen sandinista a “devolver la soberanía de Nicaragua al pueblo nicaragüense, a “restaurar la democracia” en el país y librar a los presos políticos.

“La UE insta a las autoridades nicaragüenses a cumplir sus propios compromisos, la Constitución de Nicaragua y las leyes y normas internacionales de derechos humanos”, dijo Michel durante su intervención en la 77 Asamblea General de las Naciones Unidas.

Además, alertó que, desde las votaciones del 7 de noviembre de 2021, la represión ha continuado y la situación se ha deteriorado aún más.

En reiteradas ocasiones, la Unión Europea ha exigido al régimen la libertad de todas las personas presas políticas, respetar los derechos humanos y restaurar la democracia en el país. 

Sin embargo, el régimen sandinista no ha adoptado dichas medidas, por tanto la UE ha aplicado sanciona a 21 funcionarios, miembros de la familia Ortega - Murillo e instituciones del Estado.
 
La embajadora de la Unión Europea, se convierte en la segunda diplomática expulsada por el régimen sandinista este año, tras la expulsión en marzo del Nuncio Apostólico y representante de la Santa Sede, monseñor Waldemar Stanislaw Sommertag luego de solicitar la liberación de los más de 200 presos políticos.