Dec. 19, 2020

Ortega se siente amenazado si hay elecciones transparentes, señalan opositores

Ortega se siente amenazado si hay elecciones transparentes, señalan opositores

José Cardoza

La reciente presentación del anteproyecto de «Ley de defensa de los derechos del pueblo a la independencia, la soberanía y autodeterminación para la paz», es una clara muestra que el gobierno de Daniel Ortega siente temor a un proceso electoral transparente, señalan opositores de la Alianza Cívica y la Unidad Nacional Azul y Blanco (UNAB).

En contexto: Ortega introduce anteproyecto de Ley para impedir a opositores participación electoral

El anteproyecto, presentado este viernes a las 4 de la tarde ante la primera secretaría de la Asamblea Nacional,  establece que no podrán optar a cargos públicos de elección popular quienes promuevan la injerencia extranjera, intervenciones, sanciones internacionales y quienes hayan participado en el intento de golpe de estado, a como el régimen de Daniel Ortega califica a las protestas sociales en su contra.

Jasson Salazar Rugama, integrante del Movimiento Universitario 19 de Abril, que a la vez forma parte de la Alianza Cívica, considera que esta ley anulará la competencia electoral de cara a las elecciones del 7 de noviembre de 2021.

«Queda evidenciado una vez más el estado de control que ejerce la dictadura en contra de los nicaragüenses. Esta es una ley que busca la violación de los derechos políticos de los nicaraguenses de cara a una futura contienda electoral, ihibiendo a personas que de alguna manera representan la voluntad popular», expuso Salazar Rugama.

El líder estudiantil asegura que el gobierno de Daniel Ortega siente temor de enfrentar a la oposición en un proceso electoral transparente.

Jasson Salazar Rugama, miembro de la Alianza Cívica

«La dictadura actual no goza de credibilidad ni legitimidad. Mucho menos tiene la representación de las diversas clases populares de este país. El escenario electoral representa una clara amenaza en la que la dictadura puede dejar el poder porque la población se encargaría de sacarlos por los votos», considera.

El politólogo e integrante del consejo político de la UNAB, Félix Maradiaga, coincide en que el presidente Ortega podría temer la pérdida del poder en un proceso electoral.

«¿Cuál es el miedo a que haya elecciones libres?, ¿no son ustedes los que dicen que somos puchos?, ¿Entonces cuál es el miedo de que sea el pueblo el que decida?, ¿por qué impiden salir de nuestras casas a muchos opositores?, ¿no que somos puchos?», aseguró Maradiaga.

Presión en las calles si no hay cambios democráticos

Salazar Rugama explicó que si no hay garantías para un proceso electoral creíble, la oposición deberá tomar otras medidas de presión para el retorno de la democracia a Nicaragua.

«Si eso no es posible, la movilización es necesaria para sacar a la dictadura para seguir denunciando. Esto evidencia que el escenario de unas elecciones medianamente transparentes, representa una amenaza a la dictadura», dijo. 

«Además de asesinos, también son cobardes. Vamos a seguir organizándonos. Ya Nicaragua sabe cuál es la ruta, con o sin elecciones», añadió por su parte Maradiaga.