Sept. 8, 2020

Ortega promete exoneración de IR a cambio de reducción del precio de energías renovables

Ortega promete exoneración de IR a cambio de reducción del precio de energías renovables

Javier Bermúdez

El pasado lunes el gobierno de Ortega solicitó a la Asamblea Nacional la aprobación con carácter de urgencia de la reforma a la ley 532, Ley de Promoción de Generación Eléctrica con Fuentes Renovables y sus reformas, para proponer a los generadores de energía renovable exonerarlos del impuesto sobre la renta (IR) a cambio de una disminución en sus precios.

“La energía producida por empresas que se acogen a los incentivos otorgados por la presente Ley y no tengan contratos con el Distribuidor u otros agentes, deberán vender esta energía en el mercado de ocasión interno de acuerdo a sus precios promedios diarios, manteniéndose dentro de una banda de precios no mayor de 6.5 centavos de dólar por kWh” cita el artículo 1 de la reforma.

Según la reforma que plantea Ortega, el Instituto Nicaragüense de Energía (INE) se encargará, de acuerdo a los índices económicos nacionales e internacionales, de actualizar los precios que las distribuidoras pagarán a las generadoras.

Para el Coordinador del área de recursos naturales del Centro Humboldt, y experto en temas de energía, Javier Mejía, esta reforma si bien es positiva para el sector, dadas las circunstancias actuales del país, también debe revisarse el pago por potencia a las plantas térmicas.

“Es una medida que le haría falta incluir el tema de las plantas térmicas, porque si bien, en Nicaragua tenemos una alta participación de las energías renovables, también tenemos una buena parte de la generación a base de térmica,  y ahí el principal costo que se ha identificado es el pago por potencia que tienen estas plantas térmicas” expresa Mejía.

Aunque esta reforma de alguna manera sería positiva, según Mejía, aún no se conoce cuál podría ser el impacto en el sector, ya que las generadoras no están obligadas a aceptar las negociaciones con el Ministerio de Energía.

“Hay que tomar en cuenta que la ley lo que hace es un ofrecimiento y un incentivo a negociar con el Ministerio de Energía. O sea la ley no obliga a las generadoras que acepten este trato entonces hay que ver cómo lo toman las empresas generadoras y ver cuántas de ellas toman este incentivo y se sientan a negociar con el Ministerio de Energía”, señaló.