Dec. 20, 2020

Ortega consolida su fraude, señalan opositores

Ortega consolida su fraude, señalan opositores

La Asamblea Nacional se citó de forma extraordinaria este lunes para discutir una ley que, de aprobarse, como se espera ocurra, dejaría al presidente Daniel Ortega prácticamente sin competencia en la carrera electoral de 2021.

El proyecto denominado "Ley de defensa de los derechos del pueblo a la independencia, la soberanía y la autodeterminación para la paz", solicitada por el gobernante Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN) propone inhibir de cargos de elección popular a quienes encabecen o financien un golpe de Estado, alteren el orden constitucional, exijan o aplaudan sanciones internacionales, actos de los que el oficialismo acusa a la oposición.

Leer más: Ortega se siente amenazado si hay elecciones transparentes, señalan opositores

Según el texto de la propuesta, no podrán optar a cargos de elección popular "los nicaragüenses que encabecen o financien un golpe de Estado, que alteren el orden constitucional, que fomenten o insten a actos terroristas, que realicen actos que menoscaben la independencia, la soberanía, la autodeterminación" de Nicaragua.

También aparta a quienes "inciten a la injerencia extranjera en los asuntos internos, pidan intervenciones militares, se organicen con financiamiento de potencias extranjeras para ejecutar actos de terrorismo y desestabilización, que propongan y gestionen bloqueos económicos, comerciales y de operaciones financieras en contra del país y sus instituciones".

De igual manera condena a aquellos que demanden, exalten y aplaudan la imposición de sanciones contra el Estado de Nicaragua y sus ciudadanos, y todos los que lesionen los intereses supremos de la nación".

Le puede interesar: FUNIDES alerta por sobremortalidad este año: ¿Son los casos de Covid-19 que el Minsa oculta?

A criterio del opositor integrante de la Coalición Nacional, la acción del Frente Sandinista busca eliminar cualquier tipo de oposición, ya que Daniel Ortega se siente amenazado.

«Esta ley le va a permitir, junto con las demás que ha venido aprobando, escoger él a su competencia. Esta ley carece de un procedimiento para ser aplicable y sin esto, puede pensarse que está diseñada para aplicarse arbitrariamente sin que se demuestre que los supuestos que contiene estén de acuerdo a la realidad. Estaría violentando el derecho a la defensa», dijo Pallais.

De ganar las próximas elecciones, Ortega garantizaría otros cinco años más y 20 consecutivos en la Presidencia, con lo cual acumularía 31 años como mandatario de Nicaragua si se suma la época que gobernó entre 1979 y 1990. También cumplirá 48 años de dominio de la política local.

En cambio, si Ortega pierde las elecciones, se enfrentará a la promesa de los opositores, llevarlo a la justicia por “crímenes de lesa humanidad”, debido a la muerte, arrestos o desaparición de cientos de personas, más el desplazamiento forzoso de más de 100.000 nicaragüenses, desde las protestas antigubernamentales de 2018, con base en datos de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH).