Oct. 21, 2020

Nicaraguenses deberán reajustar su economía

Nicaraguenses deberán reajustar su economía

Guadalupe González

Los nicaragüenses tendrán que ajustarse a las contracciones económicas que proyectan los organismos financieros internacionales y el Banco Central de Nicaragua, según el economista Luis Murillo.

El  Banco Central de Nicaragua (BCN) pronosticó una caída del -4.5 % del Producto Interno Bruto para 2020, mientras el Fondo Monetario Internacional (FMI) estimaba que Nicaragua cerraría con una contracción del -6% del Producto Interno Bruto, ahora proyecta una reducción de -5.5%.

Esta nota en audio:

El Producto Interno Bruto de Nicaragua decreció un 3,9 % el año pasado, y 4 % en el 2018, como producto de la crisis social y política que afecta al país desde hace más de dos años, según el Banco Central.

“La tasa de desempleo abierto pasó del 4.8 por ciento en el primer trimestre, para ubicarse a 5.4 por ciento en el segundo trimestre, una tasa de incremento moderada con respecto a la reducción observada en la actividad económica”, asegura el Banco Central.

Leer más: Deuda pública incrementa en 2% en el primer trimestre del 2020

Por su parte, la Fundación Nicaragüense para el Desarrollo Económico y Social, Funides, detalló que la tasa de desempleo abierto se estima que aumentará del 5.5 por ciento del 2019 a  6.8 por ciento en 2020, por lo cual implica que podría haber 43 mil nuevos desempleados este año, con lo que el saldo de personas en situación de desempleo al final del año sería de 222 mil personas.

Asimismo, el Funides afirma que la falta de desempleo en Nicaragua es el principal problema que aqueja a los y las nicaragüenses, por lo que agudiza la situación de vulnerabilidad de las personas, aumentando los niveles de pobreza por los menores ingresos percibidos en los hogares.

El economista Luis Gustavo Murillo, recomendó a los nicaragüenses a reducir los recursos por parte de las familias, gastar y endeudarse menos, en cuanto algún tipo de crédito y comprar lo necesario para la vida cotidiana.

“Independientemente de que las familias generen estos tipos de sacrificios el problema fundamental es que a nivel macroeconómico, le están armando su poder adquisitivo y ya va un par de años en los que no les aumentan el nivel salarial promedio a pesar de que la inflación está relativamente baja, está creciendo la canasta básica (…) las familias pueden hacer sacrificios a nivel microeconómico, pero mientras la situación a nivel macroeconómico no mejore, se va a degenerar una contracción del consumo y aumentaran los niveles de pobreza” expresó el economista.