Dec. 6, 2021

Nicaragua recibió entre 500 y 600 millones de dólares para asistencia de los huracanes Eta e Iota

Nicaragua recibió entre 500 y 600 millones de dólares para asistencia de los huracanes Eta e Iota

El Observatorio Pro Transparencia y Anticorrupción, brindó este lunes un informe sobre las donaciones y préstamos que realizaron los organismos internacionales,  tras el paso de los huracanes Eta e Iota en la Costa Caribe del Norte de Nicaragua, en el 2020.

Según datos de economistas independientes, se estima que el gobierno de Daniel Ortega pudo haber recibido entre 500 y 600 millones de dólares dirigidos a la asistencia de los territorios arrasados por los fenómenos naturales.

“Aunque oficialmente no se divulgó una cifra total de los recursos económicos recibidos por el desastre natural, el Informe de la Cooperación Oficial Externa 2020, divulgado en junio pasado por el Banco Central, reportó en donaciones y préstamos por los huracanes un monto que suma 238,100,000 de dólares”, reza el informe.

Asimismo, el informe señala que las donaciones más mencionadas fueron 10 millones de dólares por concepto de pago del seguro para huracanes; 115 millones de dólares en préstamos y donaciones del Fondo Verde. 

Además, el gobierno gestionó 300 millones de dólares con el Banco Centroamericano de Integración Económica (BCIE), mientras que el Fondo Monetario Internacional (FMI) aprobó un paquete de financiamiento de emergencia de más de 185 millones de dólares para la balanza de pago derivada de la pandemia del Covid-19.

EI informe de la Cooperación Oficial Externa 2020, reportó que ese año la cooperación externa alcanzó 1,235.5 millones de dólares, de los cuales 937.8 millones de dólares (75.9%) correspondieron a cooperación dirigida al sector público y el resto fue cooperación dirigida al sector privado.

“La cooperación oficial externa dirigida al sector público alcanzó 937.8 millones de dólares, lo que representó un aumento de 314.1 millones respecto al año 2019. Esta cooperación provino principalmente de fuentes multilaterales, la cual fue canalizada en mayor proporción por la vía de préstamos (88.4%)”, precisó.

Por fuente de financiamiento, 849.0 millones de dólares provinieron de fuentes multilaterales (90.5%), mostrando un aumento de 328.6 millones de dólares (63.1%) respecto a 2019. El resto de la cooperación 88.8 millones provino de fuentes bilaterales (9.5%) y reflejó una disminución de 14.4 millones de dólares (-14.0%).

El informe indica que las principales fuentes de cooperación al sector público fueron: BCIE (US$321.6 millones), FMI (US$186.8 millones), BID (US$154.1 millones), Banco Mundial (US$72.5 millones), Unión Europea (US$36.0 millones), Banco Europeo de Inversiones.

De acuerdo al informe, ambos huracanes generaron afectaciones económicas por 999.2 millones de dólares (8.3 % del PIB estimado para el año 2020).

Sin embargo, en la propuesta del Presupuesto General de la República 2022, actualizó y elevó las afectaciones a casi mil millones de dólares. “Estas se dividen en daños directos 800.5 millones de dólares, pérdidas económicas 152.5 millones y costos adicionales por 46.1 millones de dólares, detalla los anexos del proyecto de Presupuesto 2022”, agregó el informe.

Pese a las donaciones y préstamos, el gobierno de Ortega,  luego de un año del impacto de los huracanes ETA e IOTA, no ha realizado mejoras en las calles principales de Bilwi.

Un reciente es el reportaje de La Prensa titulado “A más de un año del paso de ETA e IOTA, la reconstrucción de las comunidades aún es promesa”, publicado este 20 de noviembre de 2021, asegura que la ayuda hacia las comunidades ha sido insuficiente.

El artículo presenta testimonios de habitantes de comunidades de la Costa Caribe como el de Heyling Simons, habitante de Wababar, quien confirmó que la ayuda que llega del Gobierno central es insuficiente.

“Aquí lo que repararon fue la escuela, pero tienen problemas de pupitres, algunos (estudiantes) se sientan en el suelo. Muchas familias sacaron madera de los árboles que estaban caídos desde la raíz y así repararon sus casas. Pero otras familias siguen viviendo como pueden, hay casas que todavía están destruidas, hay gente que viven en casas de plástico y otras a las que les dieron zinc medio taparon con eso”, manifestó Simons a la Prensa.

Simons expresó que les donaron alimentos durante los primeros meses, pero ahora, las familias se las ingenian para sobrevivir.

Simons reconoció que los huracanes sí trajeron beneficios que llegaron con la campaña electoral, como fue un centro de salud en Waba Bar.

“Ahora están construyendo una clínica porque aquí no había, solo una enfermera que atendía en su casa. Si necesitábamos un doctor teníamos que ir hasta Puerto (Cabezas); y para ir allá el pasaje en la lancha cuesta 150 córdobas. O hay que ir caminando como tres horas de ida y otras tres de venida”, relató Simons.

“Queda en evidencia la utilización de las donaciones como regalos directos del Gobierno. Los proyectos y obras que se hicieron casi un año después del paso de los huracanes ETA e IOTA, fueron promovidos con el sello del partido gobernante Frente Sandinistas de Liberación Nacional (FSLN) y los beneficios fueron entregados a los ciudadanos identificados como sandinistas” concluye el informe.