June 21, 2022

Miguel Mendoza cumple un año encarcelado en el Chipote

Miguel Mendoza cumple un año encarcelado en el Chipote

Este martes 21 de junio, el cronista deportivo Miguel Mendoza, cumple un año de encarcelado en la Dirección de Auxilio Judicial, mejor conocida como el “Chipote”, acusado por el supuesto delito de conspiración para cometer menoscabo a la integridad nacional en perjuicio del Estado de Nicaragua y de la sociedad. Su hija le escribió una carta en la que pide que su papá vuelva pronto a casa.

Mendoza fue detenido en junio de 2021 durante una ola de arrestos de dirigentes opositores y críticos del sandinismo, en el marco de las elecciones generales de noviembre pasado.

El pasado 8 de febrero, Mendoza fue declarado y por el supuesto delito de “menoscabo a la integridad nacional” y el 16 de febrero sentenciado a 9 años de prisión, más inhabilitación de cargos públicos. 

El cronista deportivo, se convirtió en uno más seguido en redes sociales debido a sus denuncias sobre los ataques contra manifestantes antigubernamentales en 2018 y las violaciones a derechos humanos, por parte del régimen de Daniel Ortega.

Según el Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (Cenidh), también le fueron decomisados todos sus bienes.

El 13 de junio sus familiares denunciaron que continúan las torturas y tratos denigrantes. Además, señalaron que Mendoza ha solicitado que se pueda entregar paquetería (granos básicos), ya que le dan poca comida y es desmejorada, aseguraron que la mascarilla que andaba puesta, tenía 15 días en uso, pese a que los familiares entregan constante artículos de higiene personal.

“Es admirable su fe, buen ánimo y dignidad. Desafortunadamente, las condiciones continúan siendo inhumanas, pesa menos de 150 libras. Le siguen negando el derecho a tener comunicación con la niña y no le permiten el ingreso de una Biblia” denunciaron familiares.

Carta de Alejandra hija de Miguel Mendoza

¡Hola papi! Hoy desperté buscándote en el cuarto, en la sala y en el patio de la casa, pero no te encontré. Lloré mucho, porque no pude darte los buenos días y menos un abrazo a como siempre lo hacía. Extrañé que me dijeras: “¿Cómo amaneció mi princesa?”

Aún recuerdo las últimas horas de aquel 21 de junio de 2021. Fuiste a traer a mi mamá a su trabajo, al regresar me diste muchos besos, luego cenamos en familia a como solíamos hacerlo; y antes de dormir me narraste un cuento, me abrazaste y me dijiste: “Buenas noches hija, te amo con todo mi corazón”. 

No imaginé que esa, sería la última noche que mis ojos te verían en libertad.

Sufro tu ausencia. Veo tus fotos, abrazo tu ropa, uso tus gorras y veo los videos donde estás narrando para sentir que estás cerca de mí. No quiero ser la única de mi clase que, por segunda vez, no estará con su papá el 23 de junio. Con mis manitos te hice un detalle (está muy lindo), quiero entregártelo.

Papi, quiero que sepas que le oro a Dios todos los días, para que te cuide y regreses pronto a casa. He grabado videos y he realizado dibujos con la esperanza de que alguien te los pueda mostrar. He leído cinco libros, me he esforzado para aprender y tener buenas calificaciones; y trato de ser la mejor en la clase de deporte, para que te sientas orgulloso de mí.

Extraño jugar contigo, ir al cine. Hace poco estrenaron “Sonic 2” y “Jurassic World: Dominion” (mis películas favoritas), me hizo falta tu compañía. Recuerdo que te emocionabas conmigo cuando veíamos escenas divertidas o impactantes y al preguntarte cuál era tu parte favorita, siempre me respondías algo gracioso. Eres un papá increíble.

Aunque tengo un año de no verte, mi amor y mis recuerdos están intactos. No hay un solo día en el que no sienta la necesidad de abrazarte.

Hoy, a 365 días de tu detención injusta, le preguntó a las autoridades de este país: ¿Por qué me han quitado el derecho de ver a mi padre? ¿Acaso les hice algo a ustedes para merecer tanto sufrimiento? Soy una niña de 8 años que espera a su padre todos los días, que despierta con la esperanza de verlo nuevamente y que necesita estar cerca de él. Mi corazón está triste, pero creo en Dios y sé que pronto me lo traerá de regreso.

¡Papi, te extraño y te amo! Por favor, vuelve a casa pronto.