Nov. 2, 2020

Lo bueno, lo malo y lo feo de la Ley de Generación Eléctrica a base de Gas Natural

Lo bueno, lo malo y lo feo de la Ley de Generación Eléctrica a base de Gas Natural

José Cardoza

Los diputados sandinistas de la Asamblea Nacional, aprobaron el jueves pasado la Ley Especial para el Desarrollo del Proyecto Central Puerto Sandino para la Generación de Energía Eléctrica a base de Gas Natural, que fue introducida a la primera Secretaría del Parlamento con trámite de urgencia el pasado 28 de octubre del 2020. Es decir, se aprobó 24 horas después de haber sido presentada.

El proyecto fue introducido a la primera secretaría de la Asamblea Nacional por el sancionado Secretario Privado para Políticas Nacionales, Paul Oquist Kelley.

La Ley establece que la inversión que tendrá un costo de 700 millones de dólares, tiene como objetivo promover el desarrollo de un proyecto para la generación de 300 megavatios de energía eléctrica a base de gas natural y que el proyecto deberá estar concluido el próximo año. 

La experta en Energía y Medio Ambiente, Patricia Rodríguez, aseguró a PRIMER ORDEN, que un proyecto como este es beneficioso pero que no comprende cuál es la necesidad de aprobarlo en este momento, ya que el consumo energético en Nicaragua ha disminuido en relación al año anterior.

“No es un proyecto que la demanda lo necesite porque no está creciendo esta demanda, si es un proyecto que vendría a darle estabilidad al sistema de interconectado nacional por la alta generación eólica que tenemos sobre todo durante el verano, pero esa estabilidad la podemos comprar en el mercado regional, ya que el mercado regional centroamericano tiene suficiente energía y potencia para vendernos a nosotros servicios auxiliares que se le llama, que son servicios que se compran para estabilizar los sistemas eléctricos cuando hay disturbios producto de generación intermitente de como la eólica” explicó Rodríguez. 

Compañía que ejecutará el proyecto obtuvo licencia hace un mes

Según la Ley, la empresa concesionaria es New Fortress Energy Development Partners Nicaragua LLC. Según la Gaceta Diario Oficial, en su publicación del 25 de septiembre del 2020, el apoderado es Kelton Rajiv Moreno Álvarez.

En el artículo 4 de la resolución Ministerial de Energía y Minas, publicada el 25 de septiembre pasado, se señala que dicho Ministerio, emitió dictamen favorable a la solicitud de Licencia Provisional hecha por la empresa para realizar estudios de factibilidad para la construcción de la planta a base de gas natural.

A la experta en temas de energía, le llama la atención que la misma Ley que da luz verde a la creación de la planta, establece que la empresa que ejecutará el proyecto debe tener experiencia en desarrollos similares.

“Esa ley dice que la empresa a cargo de este proyecto tiene que demostrar que tiene experiencia en este tipo de proyectos, si leen una aprobación del Ministerio de Energía y Mina para construir el proyecto, la cual el Ministerio de Energía lo que tiene es una licencia de generación (…) una licencia provisional es para generar un recursos, naturales o renovables, no para producir con gas porque nosotros no tenemos gas natural, por lo cual en este caso no se necesita una licencia provisional, pero a mi juicio no la necesita este proyecto porque no va a estudiar ningún recurso (…) lo que pasa es que sale una ley que le dan una ley donde le dan una serie de beneficios similares a los de renovables (…) porque necesitan esa ley en trámite de urgencia, si realmente no le han demostrado al gobierno que la empresa tiene  la experiencia que la ley dice que tiene que exigir” indicó Rodríguez.

Ley habla de expropiación

Por otro lado, el artículo 3 de la Ley creadora de la planta, señala  que el proyecto se declara de Utilidad Pública y de interés social, es decir, que da lugar a la expropiación de bienes, imposición de servidumbres y las indemnizaciones por las afectaciones que en su caso puedan derivarse, rigiéndose por el decreto 229 Ley de Expropiación, publicado en  La Gaceta Diario Oficial el 9 de marzo de 1976, es decir, durante la dictadura somocista.

La misma ley creadora de la planta, establece que los derechos y beneficios que se deriven de la declaratoria de utilidad pública e interés social de las diferentes propiedades afectadas por el proyecto, se establecerán a favor del inversionista desarrollador. Es decir, abre la posibilidad de expropiación de terrenos afectados por el proyecto.