Oct. 30, 2020

La unidad política: un problema de generaciones en Nicaragua

La unidad política: un problema de generaciones en Nicaragua

Javier Bermúdez

No es desde ahora que la oposición nicaragüense atraviesa un momento crítico en su historia, sino desde siempre. La unidad de los bloques cívicos se dista utópica, y su mayor ejemplo es la historia reciente.

Es un mito, dice la socióloga Elvira Cuadra, cuando le consultamos el porqué cuesta tanto que las organizaciones logren finiquitar su llamada «unidad». Cuadra afirmó que es un problema arraigado de generaciones.

“El tema de la unidad es un mito en Nicaragua, porque no hay ninguna experiencia ni en el pasado reciente, ni en el caso de otras situaciones similares en otros países del mundo donde realmente se haya construido una unidad integral. Realmente lo que se ha construido es un entendimiento equivocado de lo que puede ser la unidad. Es difícil encontrar una unidad como la que se habla, o cuando se habla de ese tema en Nicaragua”, explicó.

Para Cuadra la única forma en que se puede obtener un ápice de cercanía a lo que podría ser lo que define como una unidad integral, es la voluntad que debería demostrarse por los sectores políticos que pretenden realizar un cambio en Nicaragua.

“El punto fundamental para construir una alianza amplia entre los diferentes grupos de la oposición y de movimientos cívicos, es el tema de la voluntad política. La sociedad nicaragüense, al igual que otras sociedades, es una sociedad diversa, donde los intereses son diferentes, (pero) allí en todo caso hay una responsabilidad, sobre todo de los liderazgos políticos, y de liderazgos económicos y sociales, para poder acercar las posiciones y poder construir esa alianza” señaló.

Lo más cercano que hubo de una unidad plena en Nicaragua fue en los 90s, cuando se formó la Unión Nacional Opositora. Según Elvira, este es un buen ejemplo de agrupar las expectativas y credibilidad de una mayoría poblacional.