Nov. 21, 2022

La ONU señala que elecciones en Nicaragua no fueron democráticas

La ONU señala que elecciones en Nicaragua no fueron democráticas

Voz de América

Las elecciones municipales realizadas a inicios de noviembre en Nicaragua, tuvieron el mismo patrón de las elecciones generales de 2021, las cuales fueron calificadas como “no libres, justas ni transparentes y sin legitimidad democrática”, informó la Oficina del Alto Comisionado para las Naciones Unidas (OACNUDH) en un boletín publicado este jueves.

En este proceso municipal, el Consejo Supremo Electoral (CSE) asignó todas las municipalidades al gobernante Frente Sandinista de Liberación Nacional, con el total de las 153 alcaldías en el país, un hecho que no se había dado en ninguna elección.

Le puede interesar: Osuna "da la espalda" a estructuras de su partido que denuncian farsa

Un año después del retorno al poder de Ortega, en 2008, se realizaron comicios municipales y el oficialismo solo obtuvo 109 alcaldías, mientras que otras 44 más se las repartieron otros partidos políticos.

El OACNUDH además recibió información de que, entre el 1 al 8 de noviembre, se produjeron 31 presuntas detenciones arbitrarias vinculadas al proceso electoral.

Al menos 16 detenciones tuvieron lugar el 5 de noviembre, un día antes de las elecciones municipales, mientras que el mismo día de los comicios fueron arrestadas 4 personas, según el informe.

Abstencionismo en elecciones

El OACNUDH aseguró que “no trascendieron públicamente incidentes de violencia física durante la jornada electoral, al margen de algunas detenciones” y destacó que “la votación estuvo marcada por el abstencionismo”.

Le puede interesar: Califican como "desgracia" si Costa Rica restringe llegada de migrantes 

Entre otras cosas, el informe destaca que hubo otras presuntas afectaciones a los derechos de los nicaragüenses como el no permitirse la presencia de observadores electorales independientes, sino de “acompañantes electorales, carentes de independencia”.

También resalta que se utilizaron vehículos del Estado para transportar votantes a los centros de sufragio, sobre todo en zonas rurales y en municipios donde anteriormente había ganado la oposición.

Y se incrementó la presión en territorios tradicionalmente opositores, con presencia intimidatoria de fuerzas policiales en las inmediaciones de los domicilios de personas opositoras para impedir que acudieran a los centros de votación en al menos 13 municipios.