Nov. 10, 2020

La importancia de aprender a controlar el estrés

La importancia de aprender a controlar el estrés

Eduardo Vallecillo

El año 2020 está pronto a finalizar y nos ha dejado grandes lecciones de vida que tenemos que poner en práctica si queremos sobrevivir y sobresalir de ahora en adelante. 

Una de estas lecciones está relacionada con una habilidad indispensable: el control y manejo del estrés.

Escucha este artículo

El estrés se aplica a las presiones que las personas tienen en su vida diaria, es producto de la acumulación de tensión física o psicológica. En este proceso participan casi todos los órganos y funciones del cuerpo, incluidos cerebro, nervios, corazón, digestión, función muscular y otras. 

El estrés no es algo malo en sí mismo, al contrario, facilita el disponer de más recursos para hacer frente a situaciones excepcionales de la vida.

El estrés puede generar un resultado positivo o negativo, el positivo es la energía que motiva a las personas para hacer diferentes cosas y el negativo es el que produce daño a nuestro organismo.

El organismo es el primero en responder cuando se presenta alguna situación estresante. Se incrementa la producción de ciertas hormonas como el cortisol y la adrenalina, dando lugar a modificaciones en la frecuencia cardiaca, la tensión arterial, el metabolismo y la actividad física lo que incrementa el rendimiento general.

El agotamiento físico así como la falta de rendimiento son también reacciones emocionales producidas por el estrés. En definitiva, si el estrés es muy intenso y se prolonga en el tiempo, puede llegar a producir enfermedades físicas y desórdenes mentales que deterioran considerablemente la salud.

También puede producir cambios en otros sistemas, como una inmunodepresión la cual hace aumentar el riesgo de infecciones como la gripe y la probabilidad de desarrollar enfermedades inmunológicas como el cáncer.

Con base en todo lo anterior, adoptar una nueva filosofía de vida es la estrategia más importante. Lo anterior implica los siguientes aspectos vitales: 

1. Aceptar los eventos: no podemos revertir el tiempo, lo lógico es aceptar las situaciones de la vida y tratarlas de vivir lo mejor posible. 

2. Ser positivos: en cualquier situación de la vida, si lo queremos, podemos encontrar elementos positivos. 

3. El tiempo: gestione su tiempo evitando las prisas, viva el presente y piense en el futuro de forma positiva. 

4. Piense universalmente: preguntémonos qué representa mi problema a la escala de mi ciudad, mi país, de la tierra, del universo. 

5. Nadie es imprescindible: si tengo demasiado trabajo y me enfermo, no va a pasar nada, el mundo seguirá girando. Podría ser peor: cada situación vivida podría ser peor. Seguramente muchas otras personas viven la misma o una peor situación.

Para mayor información, talleres, seminarios, consultas y tratamientos personales, llame al Whatsapp 505-87331670

El autor es periodista y terapeuta.