Aug. 3, 2020

Ingeniero químico desmiente versión policial

Ingeniero químico desmiente versión policial

En medio de contradicciones e irregularidades en el proceso investigativo, la Policía Nacional nicaragüense dio por finalizada la investigación del incendio ocurrido el pasado viernes en la Catedral Metropolitana de Managua, mismo que destruyó una imagen de la Sangre de Cristo con más de 300 años de veneración. 

Escuchá nuestro podcast:

Después de dos comunicados, la Policía emitió un tercero en que asegura que el mecanismo de inicio y propagación del incendio se originó al ascender los vapores de alcohol isopropílico al 96%” al techo de la capilla, llevados por las corrientes de aire que ingresan por las puertas de acceso, y su posterior descenso por un orificio en la parte superior de la cúpula de la Sangre de Cristo, donde se acumularon.

Leer más: Policía Nacional señala que vapores de alcohol provocaron incendio en Catedral de Managua

La Policía insistió que los vapores de alcohol acumulados en el interior de la cúpula de la Sangre de Cristo, al mezclarse con el aire caliente (a una temperatura de 36.1 °C), produjeron el fuego, en un proceso conocido científicamente como de solvatación. 

Supuesto atomizador encontrado en la capilla y que según la Policía contenía alcohol isopropílico, que ocasionó un incendio.

El reporte agrega que el fuego se propagó en el ambiente incendiando las alfombras, la vestimenta de la Sangre de Cristo y la cúpula de plástico. 

Pese a la aclaración hecha por el Cardenal Leopoldo  Brenes,  de que en el lugar no había veladora encendida, la Policía insistió en la existencia de la veladora ubicada a una distancia de 70 centímetros de la cúpula de plástico que protegía la imagen de la Sangre de Cristo.

Es imposible la versión policial, según experto

PRIMER ORDEN consultó a un ingeniero químico, quien bajo condición de anonimato por temor a represalias, explicó que a una distancia de 2.60 metros es imposible que el alcohol provoque una combustión a como indica la Policía. 

Añadió que el alcohol en altas concentraciones es muy usado en bufets y en esos lugares casi siempre existen personas fumando y encendiendo cigarros cerca. 

Totalmente imposible. Como mencioné es muy usado en Buffett y casi siempre existen personas fumando y encendiendo cigarros cerca. No existe precedentes. Invito a la policía a demostrar físicamente lo que aseguran. Pero demostrando que es alcohol isopropílico al 96%, enfatizó el experto. 

La temperatura es irrelevante

Según el ingeniero, en el caso del alcohol isopropílico al 96%  la temperatura es irrelevante. Tomá en cuenta que el punto de ebullición del alcohol es arriba de 80 grados centígrados y explicó que para que esta sustancia se empiece a evaporar se necesita una temperatura por ese rango y la Policía señaló que la capilla de catedral estaba a 36 grados.

O sea que para que se empiece a evaporar se necesita una temperatura por ese rango.  Y el Santísimo estaba a 36 grados, dijo el experto.

 Destacó que una de las sustancias que llega a ebullición a menor temperatura es la gasolina pues solo necesita 30 grados centígrados. 

¿Qué es Solvatación?

La solvatación se entiende como la asociación de iones del soluto (en este caso el alcohol o sustancia concentrada) con el solvente (en este caso el aire, que es en lo que se disuelve). 

Según el ingeniero químico, para la solvatación como proceso peligroso con el alcohol isopropílico al 96% como solvente, la Policía debió decir con que soluto se produjo la solvatación. 

Aclaró que si esto hubiera ocurrido, antes de cualquier explosión las personas presentes habrían desmayado porque el vapor de alcohol isopropílico va directo al pulmón, la sangre y cerebro. 

Recalcó que “solvatación” es un término que se le ocurrió a la Policía pero que en realidad no saben qué es. 

El ingeniero refirió que existen 3 procesos graves de solvatación con alcohol, las cuales se dan al mezclarlo con cloro, agua oxigenada o amoniaco. Sin embargo resaltó que de acuerdo a con pruebas físicas realizadas por el mismo, ninguna produce combustión. 

Fue un atentado terrorista

Luego del atentado a la catedral de Managua, las redes sociales se inundaron de fotografías de la capilla de la Sangre de Cristo de todos los ángulos.

Estas fotografías y videos muestran entre otras cosas paredes ahumadas y muy deterioradas, desaparición de los cuadros y losetas del lugar. Además muestras de que las llamas se dispersaron por un trayecto significativo. Finalmente, hasta el techo presenta daños considerables.

Todos estos detalles brindan una dimensión del impacto de la explosión. En ese sentido la abogada experta en corrupción, Martha Patricia Molina, refirió que todas las pruebas indican que lo que ocurrió en catedral fue un acto terrorista planificado y premeditado.