Nov. 23, 2021

¿Iglesia Católica se prepara para mediar un nuevo diálogo Nacional?

¿Iglesia Católica se prepara para mediar un nuevo diálogo Nacional?

Monseñor Leopoldo Brenes cedió la presidencia de la Conferencia Episcopal de Nicaragua (CEN) este miércoles 17 de noviembre a monseñor Carlos Herrera, obispo de la diócesis de Jinotega.

El nuevo presidente de la CEN recientemente brindó una entrevista al diario La Prensa donde, entre varias cosas, se refirió al anunciado diálogo nacional que el presidente de Nicaragua, José Daniel Ortega Saavedra dijo que convocaría en enero del próximo año.

“Si nos piden ser mediador en ese diálogo, estamos dispuestos a colaborar porque la Iglesia lo que quiere ante todo es un entendimiento, una paz, una armonía, un proceso por el bien de todos, con democracia y con el bien de todos”, dijo Herrera a La Prensa.
Estas declaraciones tienen un trasfondo para el analista político Óscar René Vargas, quien afirma que para que el monseñor Herrera dijera esto debe haber conversaciones previas entre la iglesia, El Vaticano y el Gobierno.

“Es muy posible que existe un acuerdo o anuencia previa de la Iglesia para participar en el diálogo promovido por Ortega y sectores del Gran Capital. También refleja tanto la correlación de poder interna dentro de la CEN como la lectura que hace la CEN de la situación actual, cuando menos, mayoritariamente. Creo que la línea del Vaticano es participar en diálogo, lo que significa oxigenar a Ortega”, mencionó.

Asimismo, Vargas expresó que el cambio de presidente en la CEN ocurre porque estas conversaciones pueden darse en los próximos días, y prefieren que quien esté a la cabeza de la Conferencia Episcopal no sea el Cardenal Leopoldo Brenes y su experiencia en la política nacional.

“Para que Herrera diera esas declaraciones indica que debe de haber habido conversaciones previas entre la CEN/Vaticano con Ortega. Brenes prefiere no ver involucrado su nombre en esa coyuntura para quedar siempre con una posición más independiente en caso que sea un fracaso y que Ortega no haga ninguna concesión que justifique la participación de la iglesia. La iglesia institucional manda a quemar a Herrera, que no tiene un perfil de tener un protagonismo en política nacional, para mantener “limpio” a Brenes”, señaló.