Feb. 21, 2022

Gobierno nicaragüense envía lista de ONG a Gafilat por considerar que “lavan dinero”

Gobierno nicaragüense envía lista de ONG a Gafilat por considerar que “lavan dinero”

El gobierno de Daniel Ortega creó una lista de 1,797 organizaciones, que entregó al Grupo de Acción Financiera de Latinoamérica (GAFILAT), por considerar que realizan lavado de dinero según el informe brindado por La plataforma Nicaragüense de redes de ONG, Popol Na y Fundación del Río, sobre las graves violaciones a la Libertad de Asociación entre 2007 y 2020.

“Es decir que el régimen reconoce que bajo su parámetros represivos hay 208 organizaciones que las considera de alto riesgo, 581 de riesgo moderado y 1,008 de bajo riesgo, parte de los compromisos que tenemos es enviar este informe a GAFILAT, para hacerle saber que toda la información que les ha referido el Estado en relación a la instrumentalización financiera de estas disposiciones financieras, no han sido para prevenir riesgo, sino para criminalizar la libertad de asociación”, expresó Mónica López Baltodano de Popol Na.

Violaciones a la libertad de Libertad de Asociación

El informe documenta 115 agresiones directas a organizaciones, entre estas cancelaciones de personería jurídicas a ONG´S por la Asamblea Nacional, cancelación de registros por el Ministerio de Gobernación (Migob), cancelación de partidos por el Consejo Supremo Electoral (CSE).

También, se registró las confiscaciones y allanamientos en locales institucionales por la Policía Nacional.

“Este informe sistematiza múltiples agresiones que han sucedido bajo este régimen, que incluye las agresiones a los movimientos afectados por la insuficiencia renal, el movimiento campesino, organizaciones feministas, agresión a Ocupa-Inss”, explicó López.

López detalló que hay cinco partidos políticos y una cooperativa perseguida, tres medios de prensa confiscados, cincuenta y ocho ONG’S nacionales amenazadas, así como doce ONG’S internacionales y dieciséis asociaciones médicas perseguidas.

De acuerdo al informe, las agresiones a las organizaciones por año se intensificaron en 2018 con 9% y se profundizo en 2021 con un 55% de las agresiones sucedidas en ese año y este 2022 en el segundo mes del año ya se contabiliza el 33%.

Asimismo, en las formas de represión a la libertad de asociación se documentaron, confiscación de facto, violencia policial, detenciones arbitrarias, criminalización de directivos e integraste de las organizaciones y tortura en las cárceles, además, desplazamiento forzado y exilio, desempleo y pobreza como estrategia represiva y falta de acceso a la justicia e instrumentalización del poder judicial.