Nov. 19, 2021

El calvario de las embarazadas con Covid-19 en Nicaragua

El calvario de las embarazadas con Covid-19 en Nicaragua

La covid-19 ha afectado a las mujeres embarazadas de Nicaragua, sobre todo durante el rebrote producido por la variante Delta que comenzó en julio, pero se agudizó entre agosto y octubre de este año. 

Una embarazada a la que llamaremos por seguridad, María, relató a PRIMER ORDEN, lo que vivió durante su contagio.

“Estaba cansada, fue difícil físicamente y emocionalmente, fue preocupante y estresante, me costó encontrar médico que me atendiera, creo que a los médicos les da mucho temor atender a mujeres embarazadas con covid-19 '', precisó.

La embarazada María, buscó un médico y tres días después pudo encontrar uno que solo le brindó teleconsejería, pese a que ella pedía ser atendida de manera presencial para conocer el estado de su bebé.

María trabaja para el sistema de salud de manera independiente y desde el inicio de la pandemia atendió casos de covid-19. Se encontró en la semana número 35 de gestación y esperaba a su primer bebé cuando se contagió del virus, a pesar de haber tomado las medidas de seguridad que creyó necesarias para no infectarse.

“No tuve ninguna complicación en todo mi embarazo hasta que llegué a la semana 35. Un fin de semana iniciado con síntomas asociados a la covid-19: dolor de cuerpo, dolor de cabeza, pero no se me ocurrió que fuera covid-19. Luego el lunes empecé a toser, me cansaba mucho y me empecé a preocupar. En la noche me sentí mal. El martes era como mucho más claro, me costaba hablar ”, expresó.

La embarazada contó que se realizó la prueba de hisopado de covid-19 y le salió negativo. Sin embargo, los síntomas continuaban. Su esposo, quien la cuidaba, también se contagió.

María confesó sentido culpable por llevar el virus a casa al no estar vacunada, teniendo en cuenta que en Nicaragua aún no había vacunas para mujeres embarazadas en ese momento.

“Realmente los sentimientos de culpa son lo más duro que puedes experimentar, donde sabes que, por salir a trabajar, llevas el virus a la casa y las personas que más quieres estaban en riesgo. Mi esposo estaba hospitalizado y estuvo grave ”, contó la embarazada, quien además contagió a un familiar y a la asistente del hogar.

María dijo que experimentó estrés agudo debido a lo que estaba viviendo y con temor de que su parto se adelantara.  

“Me aislé, pero mi esposo no tomó tantas medidas de seguridad porque asistiendo. Él inició los síntomas al día siguiente y yo perdí el gusto y olfato y sabía que tenía covid aunque los resultados fueron dado negativo ”, resaltó.                      

Lo que dicen los Especialistas

El epidemiólogo Leonel Arguello, describe a PRIMER ORDEN, que las mujeres embarazadas tienen más riesgos de complicarse.

"Tiene mayor posibilidad de aborto, mayor posibilidad de que nazca el niño antes de tiempo prematuramente y sabemos que la siempre embarazada se les baja la defensa como una manera de proteger al bebé", indicó. 

El especialista Arguello, advirtió que la mayoría de las mujeres embarazadas con covid-19 desarrollan ansiedad y estrés, por el miedo. 

“Yo atendí un paciente a la persona que hizo cesárea, yo le recomendé que al menos debía esperar una semana o dos semanas. Efectivamente esperaron, ya tuvo al bebé y no tuvo problemas, pero fue que se contagió en la última semana del embarazo ”, narró. 


La embarazada María, afirmó que con el paso de los días su esposo y ella mejoraron, sin embargo, su estado emocional fue lo más difícil que ha vivido en su vida.

“Luchar con todos los temores de que el bebé viniera bien, viniera sano, que yo pudiera tener un parto sin riesgo, porque mi saturación aún era baja, aun cuando el virus estaba pasando, tener que cuidar a mi esposo, mi familia y mis amigos nos apoyaron mucho ”, describió.

La mujer expresó que lidió con sus miedos, el estrés, las pesadillas, llanto, tenía cambios de estados de ánimos y poco apetito. “Bajé mucho de peso, tenía muchos problemas estomacales, era porque mis problemas referir mi parte gástrica”, mencionó.

El especialista en psicología, Roberto Rodríguez, dijo a PRIMER ORDEN que un estudio de psicología revela que las mujeres embarazadas desarrollan ansiedad, depresión, angustia y mucho miedo.

“Esta crisis ansiosa da palpitaciones fuertes, hiperventilación -que son crisis de respiración lo que da mucho más pánico porque las mujeres las asocian con el problema que da la covid-19-, dolores de cabeza. Tienen miedo de contagiarse en la etapa de gestación sobre todo porque ya se registran una cantidad de mujeres embarazadas muertas, producto de la nueva cepa de la pandemia ”, detalló.

Además, agregó que el miedo y la ansiedad de la madre durante el embarazo puede afectar al bebé.

El psicólogo explica que un niño que se sometió a estrés durante el embarazo "puede desarrollar trastorno de hiperactividad, trastorno depresivo o puede nacer desarrollar trastorno de ansiedad, entonces el miedo es lo que va a pasar con estos niños que están naciendo en esta situación" .

La embarazada María dijo que su bebé nació sano y hasta el momento no ha visto que esté estresado o con ansiedad. Sin embargo, tuvo que haber tenido lidiar con una preeclampsia debido a su estado.

“La preeclampsia en la actualidad me provocó una hipertensión gestacional, ya tengo un mes y unos días que me hicieron cesárea, pero mi presión no mejora”, contó.

El especialista en Ginecología y Obstetricia, Dr. José Antonio Delgado, describe que las variantes del coronavirus afectaron más a las mujeres maternas en este 2021.

“Se empezó a ver que este año (2021) había mayor afectación en mujeres embarazadas con covid-19 leve o moderado”, dijo.

Las mujeres en gestación que se contagian de covid-19, pueden desarrollar diabetes gestacional, preeclampsia y se han dado mayores casos de parto pretérminos.

También agregó que los cambios en el embarazo experimentaron los riesgos de complicaciones y las mujeres con 5 meses de gestación pueden tener más dificultades.

“Debido al cambio entre sistema respiratorio y el útero agrandado desplaza al músculo encargado de la respiración que está en el diafragma, en la mujer embarazada este músculo no se puede desplazar de manera natural porque tiene el obstáculo de útero embarazado ya medida que va creciendo, la capacidad del músculo para facilitar la respiración es más complicada ”, declaró.

De acuerdo al especialista Delgado, las mujeres embarazadas que han sido intervenidas estando contagiadas de covid-19, evolucionan mejor con cesárea. Suena contradictorio porque al ser una enfermedad pulmonar no es recomendable una intervención así ya que podría dificultar más el proceso respiratorio por el dolor.

Sin embargo, Delgado afirmó que los médicos que han atendido casos de mujeres embarazadas graves han evolucionan mejor con la cesárea, porque les da la oportunidad de rescatar al feto.

María comentó que se vacunó contra la covid-19 con el fármaco AstraZeneca, luego de tener a su bebé, ya que en Nicaragua aún no había vacunas para embarazadas o puérperas.

“Fue tanto mi miedo que yo me vacuné 8 días después de mi cesárea y me puse la AstraZeneca, porque todavía no había Pfizer. No sabíamos si iban a venir pronto o qué, tenía que aprovechar lo que había en ese momento ”, expuso.

Las maternas que se han vacunado durante el embarazo le generan anticuerpos que pasan a través de la placenta del cordón umbilical al feto y la protección una vez que nace, según el especialista Delgado. 

Recomendó a las mujeres en gestación nicaragüense que tienen de 12 semanas o 1 día de embarazo vacunarse contra la covid-19.  

Según los datos del Instituto Nacional de Información de Desarrollo (INIDE), hasta el 2020 en Nicaragua se registran anualmente un aproximado de 133.490 mujeres, de 3,359.705 que hay en el país. (Ver gráfico de arriba).   




No obstante, el Ministerio de Salud de Nicaragua (Minsa) en su Mapa Nacional de Salud, agregó en 2020 a las causas por hospitalización de mujeres embarazadas anemia, neumonía y otras enfermedades, sin ampliar cuáles son esas otras. Esos casos de egresos maternos no existían en 2018 y 2019, lo que podría significar que un 3% de embarazadas fueron egresadas por covid-19 en 2020. (Ver gráfico de arriba)

Datos expuestos

Debido a la falta de información y falta de transparencia en los datos que brinda el Ministerio de Salud y el gobierno de Nicaragua, Anónimo en agosto de 2020 datos obtenidos de los servidores del Minsa. 

El epidemiólogo Álvaro Ramírez, en Entrevistas Primer Orden, alertó sobre el riesgo materno infantil en agosto de 2020, ya que por lo menos 23 mujeres que dieron a luz salieron positivo a covid-19 y sus bebés también.

Entre los meses de agosto y octubre de 2021, a través de las redes sociales se dieron a conocer la muerte de al menos 8 mujeres embarazadas en la segunda ola de covid-19 con las nuevas variantes de virus que azotaban al país. 

Entre las maternas fallecidas, se encuentra el caso de la joven Fernanda Junieth Martínez Escorcia, de 23 años de edad y 8 meses de gestación, a quien debido a complicaciones ocasionadas por el covid-19, los médicos tuvieron que realizarle una cesárea urgente para salvar la vida de sus gemelas, las cuales lograron sobrevivir. Sin embargo, ella falleció. 

Al mismo tiempo, se conoció a través de Facebook el caso de Leily Coroy Maradiaga, de 19 años, quien tenía 6 meses de gestación. La joven vivía en Masachapa en San Rafael del Sur, pero murió en un hospital de Managua, batalló durante varios días para salvar su vida y la de su bebé, pese a eso no lo logró.

Según una investigación del medio de comunicación Confidencial, en agosto y septiembre, 21 mujeres embarazadas y que recién dieron a luz fallecieron en Nicaragua.

Y al menos unas 40 embarazadas con covid-19, fueron ingresadas a tres hospitales del país, entre agosto y septiembre de 2021, de acuerdo a Confidencial.

Por su parte, el Minsa no ha informado cuál es el número de embarazadas que han dado positivo a la covid-19, ni cuántas muertes se han registrado desde el año pasado, como sí lo hicieron el resto de países de la región.

El pasado 13 de octubre de 2021, la institución sanitaria comenzó la vacunación contra la covid-19 a mujeres con tres meses de gestación cumplidos, puérperas y lactantes hasta los 6 meses, con el fármaco Pfizer. 

Mujer lactante presentándose a vacunar al hospital Bertha Calderón. Foto: Artículo 66 

Luego de los seis meses el Minsa inocula con otras vacunas que están aplicando en Nicaragua. No obstante, el ginecólogo José Delgado aseveró que la falta de vacunas, lleva a estratificar al gobierno a quien van inocular y aseguró que las mujeres aún con una semana de embarazo deben recibir la vacuna Pfizer. 

Pese a esto, recientemente se conoció por medios oficialistas que una embarazada cabalgó por más de una hora para vacunarse contra la covid-19, asumiendo las complicaciones que podría tener dicha acción, dejando entrever la falta de estrategias del Minsa para el acceso a la inoculación contra la covid-19 de la población rural que quiere y tiene el derecho de vacunarse.

Datos interesantes    

De acuerdo a los datos brindados por el Minsa sobre vacunación, hasta el 9 de noviembre han aplicado a embarazadas, puérperas y lactantes, 69,467 para un total del 62.17% de la meta establecida, la cual es de 111,735 dosis de vacuna.

El gobierno de Nicaragua ha sido criticado por el manejo de la pandemia de covid-19, ya que nunca ordenó una cuarentena para contener los contagios por el virus y por el contrario, realizaba actividades "recreativas" masivas con el fin de "dinamizar" la economía en el país.

Más de 270.000 embarazadas se han infectado y más de 2.600 han muerto a causa del virus SARS-CoV-2 en las Américas. En México y Colombia, la enfermedad se convirtió en la principal causa de muerte materna en 2021, según la Organización Panamericana de la Salud (OPS).