Oct. 31, 2020

EIU considera que las sanciones no disminuirán

EIU considera que las sanciones no disminuirán

WEB

The Economist Intelligence Unit prevé una victoria del Frente Sandinista de Liberación Nacional FSLN en los eventuales comicios del 2021, pese a que habrá una caída económica que contraerá el Producto Interno Bruto real de 7% en 2020 y 1.5% en 2021, influenciado por el impacto de la pandemia del Covid-19, el mal manejo gubernamental y la recesión que inició en 2018.

Según el Reporte País Nicaragua, publicado por The Economist el 27 de octubre y con datos hasta septiembre del 2020,  el dominio político del sandinismo tiene sus raíces en un autoritarismo creciente, pero que las sanciones impuestas por Estados Unidos no disminuirán. 

Leer más: La unidad política: un problema de generaciones en Nicaragua

«El presidente, Daniel Ortega, ocupa el cargo desde 2007 y ha utilizado la mayoría legislativa del FSLN para eliminar los límites de los mandatos presidenciales, fortalecer los poderes ejecutivos y reforzar el (ya fuerte) aparato de seguridad del Estado», dice parte del informe. 

Según el reporte de The Economist, la Alianza Cívica es la principal fuerza opositora al gobierno sandinista. Además, considera que la Coalición Nacional enfrenta una serie de desafíos, incluyendo la desunión entre sus filas y la ausencia de un líder fuerte.

Leer más: Unidad Sindical Magisterial se retira de la Alianza Cívica

«Si la Coalición Nacional logra solidificarse y entra en la boleta, es poco probable que compita en elecciones justas. Las recientes propuestas legislativas de los sandinistas solo han exacerbado estas preocupaciones. Por ejemplo, el gobierno está contemplando una reforma del código penal, que abre la posibilidad de cadena perpetua a los condenados por "delitos de odio". Sin embargo, el término se ha definido vagamente y los opositores al gobierno argumentan que la ley podría utilizarse por persecución política», dice parte del reporte.

Escuchá nuestro podcast diario de noticias:

«Sin embargo, existen riesgos sustanciales para nuestro pronóstico de que el FSLN se mantendrá en el poder. Uno de los La principal vulnerabilidad del régimen de Ortega es su exposición a las medidas punitivas de Estados Unidos. En 2018 EE. UU», añade el reporte.

El analista político Marvin Gómez, coincide en que las proyecciones de victoria al Frente Sandinista por parte de The Economist, podrían incrementarse con la reciente división que enfrenta la oposición, tras el retiro de la Alianza Cívica de la Coalición Nacional.

Para Gómez, las recientes acciones de la oposición son muestra de la inmadurez política, lo que podría generar en la población el deseo de abstenerse en unos eventuales comicios.

«Desde luego que una división en los sectores de la oposición, lo que hace ver es la inmadurez y la falta de visión política. Además, demuestra que en esos mismos sectores hay parte que quieren hacer bien las cosas, pero que otros está por sus intereses personales. Eso es un escenario que golpea a la intención del pueblo de Nicaragua de salir adelante de la crisis en la que nos encontramos», dijo Gómez.

«Eso nos abre a dos escenarios: número uno que el pueblo de Nicaragua se abstenga decepcionado (...) y (...) que se den reformas electorales que den condiciones para que se abra a un proceso electoral creíble conducente que el nicaragüense sienta que su voto va a valer», añadió. 

Gómez expuso que la oposición debe buscar la unidad y empujar por la aplicación de reformas electorales para los comicios del 2021, que deben contar con observación nacional e internacional.

«Veo un gobierno popularmente muy debilitado, casi perdiendo sus bases. Eso es un factor que ni con la división él se alzaría con la victoria, sino que tendría que recurrir a los fraudes electorales que hemos tenido en los años anteriores. Por eso es muy importante primero hacer un llamado a que la clase opositora debe tener mayor madurez y reunificar, pero lo más importante es impulsar reformas electorales que le den la credibilidad y la visión al pueblo de Nicaragua que su voto va a valer»

«Tenemos que pensar en Nicaragua, pensar en la construcción de una oposición creíble y hacer las reformas electorales necesarias», añadió Gómez.

En relación a las sanciones, The Economist considera poco probable que estas disminuyan.

«El Congreso aprobó la Ley NICA, que autoriza que el gobierno de los Estados Unidos imponga sanciones a los nicaragüenses que se considere que han cometido derechos humanos abusos o actos de corrupción. El gobierno de EE. UU ya ha aplicado sanciones a 22  funcionarios nicaragüenses, incluida la vicepresidenta y primera dama, Rosario Murillo. La Ley NICA también instruye a los delegados de Estados Unidos ante ciertas instituciones multilaterales a votar en contra de la concesión de nuevos préstamos a Nicaragua, a menos que el presidente de los Estados Unidos pueda dar fe de que el señor Ortega está haciendo esfuerzos para restaurar democracia», añade el reporte.