Aug. 3, 2020

Iglesia Católica denuncia ola de ataques contra templos

Iglesia Católica denuncia ola de ataques contra templos

José Cardoza

La Comisión de Justicia y Paz de la Arquidiócesis de Managua, emitió un mensaje la tarde de este lunes 3 de agosto, denunciando que a los nicaragüenses que salen del país y desean retornar, se les niega el derecho a vivir con dignidad en su propia patria.

Te contamos las noticias del día:

También queremos reclamar el derecho de los que regresan a su patria, en las condiciones más precarias y son tratados sin la menor compasión, exigiéndoseles excesivos requisitos y cobros que, en la imposibilidad de pagar, los deja sometidos a condiciones infrahumanas en las puertas de su propio país, señala el pronunciamiento.

Leer más: Vaticano pide investigación clara sobre ataque en Catedral

Este mensaje, se da en el contexto en que el Gobierno de Daniel Ortega decidió enviar con trámite de urgencia al Poder Legislativo, una iniciativa de reforma a la Ley de Migración, para dolarizar el cobro por todos los trámites. Sumado a esto, la imposición reciente de un cobro de $150 dólares por las pruebas PCR y la vacuna contra la fiebre amarilla en $30 dólares, acciones rechazadas por especialistas en salud en este espacio.

Te puede interesar: Venta de pruebas de Covid-19 es un acto “bisnero“

La razón y la conciencia se preguntan cómo hemos llegado a este extremo de deshumanización que se hace tan patente en la negligencia de los servicios de salud, en el abuso de los presos políticos, en el hostigamiento a familias y medios de comunicación independientes, en la impunidad de crímenes, añade el comunicado.

Se pronuncian sobre ola de profanaciones

El documento detalla que se ha constatado nuevamente el reiterado irrespeto y profanación de la Santa Eucaristía, así como el terrorismo y constante asedio a diversos templos católicos en fechas recientes.

Les invitamos a seguir unidos en la oración desde nuestros hogares, en comunión con nuestros legítimos pastores, confiando plenamente en Dios y que Nuestra Señora de la Asunción llene de esperanza nuestros corazones para trabajar en la construcción del Reino de Dios, finaliza el pronunciamiento.