Sept. 22, 2022

Cetcam: "Régimen manda al exilio y se oxigena con las remesas"

Cetcam: "Régimen manda al exilio y se oxigena con las remesas"

El Centro de Estudios Transdisciplinarios de Centroamérica (CETCAM), en un reciente informe detalló que Nicaragua vive un flujo migratorio forzado y se trata de exilio político, desplazamiento forzado para salvar la vida y la integridad personal de miles de nicaragüenses, quienes además han ayudado con remesas a sus familias.

De acuerdo al informe, los nicaragüenses que huyen de la represión y de la crisis económica hacia otros países de Latinoamérica es observado por el régimen Ortega-Murillo “con indiferencia y posiblemente con satisfacción”, debido a que la migración disminuye las tensiones sociales y se beneficia con el incremento de las remesas que a mediados del 2022 alcanzaban más de 1,200 millones de dólares, alivian la situación de más de 700,000 familias y benefician las reservas internacionales del Estado.

“Desde el año 2018 miles de personas huyen de la represión, las violaciones a los derechos humanos, la persecución y el acoso”, reza el informe.

Asimismo, detalla el incremento migratorio hacia Costa Rica y Estados Unidos y las políticas que estos Estados están tomando para absorber este colosal desplazamiento. 

CetCam asegura que históricamente Costa Rica ha sido el principal destino para el pueblo nicaragüense para migrar, ya sea por razones económicas o políticas dependiendo de la época.

“Si se suman las cifras de los que emigraron a Costa Rica y Estados Unidos en el 2021 resulta que ese año abandonaron el país entre 125,000 y 150,000 personas. A esos datos se tendrían que agregar los de los nicaragüenses que emigraron a otros países de Centroamérica, México y España”, precisó CetCam.

Lea más: Telcor ordena suspender CNN en Nicaragua

Según la organización estos números reflejan la magnitud del fenómeno migratorio, pero son incapaces de expresar la tragedia que viven las miles de familias que se debaten entre decisiones como “abandonar a sus familias con la esperanza de poder enviarles dinero más adelante o quedarse y enfrentar juntos una lucha desesperada por sobrevivir en Nicaragua”.

“El régimen de Ortega no tiene capacidad ni voluntad para resolver los grandes problemas de la población empobrecida y desesperada. Es indispensable salir de la dictadura, garantizar justicia, iniciar la transición democrática y restablecer relaciones con el resto del mundo”, indicó el CetCam.

Repertorios autoritarios en Centroamérica: persecución, torturas y reelección

De la misma manera, manifestó sobre el autoritarismo en Centroamérica, Nicaragua y El Salvador llevan la delantera. 

Esto debido a que el régimen de Daniel Ortega mantiene los ataques en contra de la iglesia católica con más de 10 sacerdotes detenidos, el secuestro del obispo de Matagalpa, Rolando Álvarez al que mantienen en detención domiciliario, así como el exilio de 50 sacerdotes por la persecución y amenaza por parte de Ortega. 

Además, el régimen sandinista en el último mes también ha proseguido el cierre masivo de organizaciones sin fines de lucro, sin mayores explicaciones y las confiscaciones arbitrarias de bienes de las mismas.

Por su parte, en El Salvador en medio de las demandas de miles de personas para que se suspenda el estado de excepción impuesto por el gobierno, el presidente Nayib Bukele anunció su decisión de reelegirse para un nuevo período presidencial a pesar que la Constitución lo prohíbe. 

“Justamente el día que se conmemora la independencia de Centroamérica, Bukele hizo el anuncio ante un grupo de personas allegadas que cerraron filas justificando la decisión que seguramente avanzará a propósito del proceso de control del ejecutivo sobre otros poderes del Estado. El anuncio ha generado un gran debate público en toda la región y elevado el tono de las alarmas respecto al rumbo autoritario en el país”, describe Cetcam.

Cetcam también, afirma que el gobierno  de Guatemala encabezado por Alejandro Giammattei ha avanzado en la persecución y judicialización de un grupo de personas reconocidas por su papel de defensoría de derechos humanos y trabajo con sociedad civil.