Feb. 12, 2021

Cenidh y FIDH presentan informe “¡basta ya de impunidad!”

Cenidh y FIDH presentan informe “¡basta ya de impunidad!”

Javier Bermúdez

El Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (Cenidh) y la Federación Internacional de Derechos Humanos (FIDH) presentaron un informe llamado “¡Basta ya de impunidad!” que consiste en un monitoreo de la situación sociopolítica en Nicaragua desde el 2018 al 2020.

En el informe “se expone una síntesis de la génesis y consolidación de la política de represión del régimen Ortega-Murillo” también “se presentan los elementos jurídicos y de contexto que permiten entender la calificación de las ejecuciones extrajudiciales como crímenes de lesa humanidad en el marco de la represión iniciada en abril de 2018”, y además presentan un análisis que establece que las muertes de manifestantes durante las protestas sociales de ese año, “constituyen crímenes de ejecución extrajudicial como crimen de lesa humanidad conforme al derecho internacional”.

El documento destaca que 113 de las 328 muertes que confirma la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), “fueron ejecuciones extrajudiciales”. La mayoría de las personas ejecutadas que expone el documento, eran menores de 35 años. Y el 12% de estas eran menores de edad.

Los defensores de derechos humanos expusieron en su informe que los perpetradores de los asesinatos fueron agentes estatales o paraestatales, pero señalan como responsables en grados distintos, que también los consideran crímenes de lesa humanidad a: Daniel Ortega, presidente de Nicaragua; Rosario Murillo, vicepresidenta y esposa de Ortega; Francisco Díaz, director de la Policía Nacional; y Sonia Castro, ex Ministra de Salud.

La comisionada Antonia Urrejola, en representación de la CIDH, participó en la presentación. Ella dijo que este informe es uno de los más completos realizados por la sociedad civil para la “determinación historia de los hechos” que sucedieron entonces.

“Quiero concentrarme en esta presentación, en cómo en este informe se destacan varios valores agregados que permiten identificarlos como un aporte extraordinario en la obtención de verdad y justicia en Nicaragua. (...) creo que es el más comprensivo esfuerzo que se ha hecho hasta ahora desde la sociedad civil de determinación histórica de los hechos de la crisis de derechos humanos en Nicaragua, es decir, aquella iniciada con la represión estatal violenta en las protestas de abril del 2018”, expresó.

Por otra parte, Urrejola señaló que se constituye en una herramienta útil para avances específicos en la obtención de verdad y justicia para casos específicos de violaciones a los derechos humanos en Nicaragua.

Fotografía: Cortesía