Nov. 12, 2020

CENIDH asegura que prisión perpetua es una amenaza a la población

CENIDH asegura que prisión perpetua es una amenaza a la población

El Centro Nicaraguense de Derechos Humanos, CENIDH, aseguró este jueves a través de un comunicado, que la reforma al artículo 37 de la Constitución Política de Nicaragua, para establecer penas de prisión perpetua, no es clara y deja muchas dudas.

«¿Cuál en verdad es la pena que debe prevalecer como pena máxima? ¿Los treinta años de prisión? o ¿La prisión perpetua revisable? Ahora: ¿Qué es una pena revisable? ¿Revisable por quién? ¿En qué momento procesal?», cuestionó el Cenidh en un comunicado.

El Cenidh considera que con la aprobación de esta reforma constitucional, que culminará su proceso en enero del 2021, se reformará también el Código Penal en la que se tipifiquen los nuevos delitos y una lista de agravantes taxativos.

Leer más: Reforma constitucional es «contradictoria», señala especialista

«Esta posibilidad es una amenaza para la gente que cívicamente lucha por sus derechos ya que, si bien se contempla que la aplicación será determinada por una ley, no se puede confiar en la seriedad de normas jurídicas que llevarían implícitos nombres y apellidos para ser aplicadas», añade el Cenidh que calificó la reforma como una amenaza psicológica contra la población.

Vilma Núñez, presidente del Cenidh, considera que la reforma se trata de una manipulación tras los asesinatos a dos menores en Mulukukú, debido a que el mismo presidente Daniel Ortega, dejó entrever que la reforma sería utilizada en contra de opositores, a quienes señala de haber cometido crímenes de odio.

«Crean una contradicción entre el inciso primero y el segundo que adicionaron. En Nicaragua existía una pena máxima. Al establecer una prisión perpetua y revisable, hay un retroceso jurídico porque no se podrían aplicar los criterios que rigen al Sistema Penitenciario», dijo Núñez.

«Viola derechos humanos fundamentales, como es el acceso a la justicia, las garantías del debido proceso, ya que en estas reformas se ha establecido la discrecionalidad como norma procesal», añadió Núñez.