Feb. 15, 2021

Amnistia Internacional brindó informe denominado “En silencio a cualquier costo: Tácticas del Estado para profundizar la represión en Nicaragua”

Amnistia Internacional brindó informe denominado “En silencio a cualquier costo: Tácticas del Estado para profundizar la represión en Nicaragua”

Guadalupe González 

Amnistía Internacional, publicó el informe denominado “En silencio a cualquier costo: Tácticas del Estado para profundizar la represión en Nicaragua”, en el que denuncian las violaciones de los Derechos Humanos en el país por parte del Gobierno de Daniel Ortega.

Entre las principales tácticas, se registran las detenciones arbitrarias, falsas acusaciones, cárcel, aprobación de leyes para acallar las críticas y la muerte civil. 

Antonia Urrejola, Relatora de la CIDH, expresó que las estrategias represivas, que pretenden promover la idea de normalidad, pero por otro lado se intensifican las acciones de persecución.

“Se produce por medio de una batería de leyes recién aprobadas en los últimos meses del año 2020 y durante los primeros del 2021, todas ellas destinadas a dotar de apariencia legal medidas represivas en contra personas identificadas como opositoras, la Ley de Agentes Extranjeros, la Ley Especial de Ciberdelitos, la Ley de Protección de los Derechos del Pueblo y la Soberanía Nacional, la Reforma al Código Procesal Penal, con estas leyes confirman la instalación de un ambiente que pretende ser controlado en este año electoral en Nicaragua”, precisó Urrejola.

Astrid Valencia, investigadora para Nicaragua de Amnistía Internacional, señaló que el informe muestra la forma en que el gobierno de Ortega, no solo ha profundizado sino también perfeccionado su represión en el país.

“Poniendo en práctica una serie de tácticas perversas, algunas implementadas desde el inicio de la pandemia y otras más nuevas, pero todas buscan silenciar cualquier forma de crítica y demanda social”, añadió Valencia.

La investigadora, señaló que una de las tácticas implica al Poder Judicial, principalmente desde el inicio de las protestas masivas en abril de 2018, cuando las autoridades ejecutaron cientos de detenciones arbitrarias.

“Ni siquiera la pandemia ha logrado parar las detenciones ilegales de activistas, más de 100 personas están encarceladas por ejercer sus derechos”, refirió la investigadora.

Al mismo tiempo, Valencia dijo que en la tercera táctica empleada se ejerce “La Muerte Civil”, en el cual se refiere a que las personas excarceladas no gozan de libertad.

“El recrudecimiento y hostigamiento en contra de las personas excarceladas constituye una de las tácticas que ha caracterizado la represión estatal”, concluyó.