March 29, 2022

Amnistía denuncia hostilidad en Nicaragua hacia los derechos humanos

Amnistía denuncia hostilidad en Nicaragua hacia los derechos humanos

Amnistía Internacional denunció este lunes que periodistas, defensores de los derechos humanos y profesionales de la salud "siguieron enfrentándose a un entorno hostil" en 2021 en Nicaragua, y que el Gobierno que preside el sandinista Daniel Ortega encarceló "arbitrariamente" a algunos de ellos.

En su informe anual sobre la situación de los derechos humanos en el mundo, Amnistía denunció además las condiciones "precarias" en la que se encuentran los opositores encarcelados, los allanamientos a medios de comunicación, y la "criminalización" de la que son objeto los defensores de los derechos humanos.

"Periodistas, defensores de los derechos humanos y profesionales de la salud siguieron enfrentándose a un entorno hostil. Con frecuencia, se recluyó arbitrariamente a activistas políticos, defensores de los derechos humanos y periodistas", señaló la organización con sede en Londres.

ALLANAMIENTO, DETENCIÓN Y EXILIO

En el documento, Amnistía recordó que en mayo las autoridades abrieron una investigación sobre la ONG Fundación Violeta Barrios de Chamorro, dedicada a la protección y promoción de la libertad de prensa y de expresión, por acusaciones relacionadas con blanqueo de dinero.

Por ese caso, las autoridades mantienen desde bajo custodia a la directora de la Fundación, la periodista Cristiana Chamorro, que la semana pasada fue condenada a ocho años de prisión.

Chamorro, vicepresidenta de la Junta Directiva del diario La Prensa e hija de la expresidenta Violeta Barrios de Chamorro (1990-1997), era la figura de la oposición con mayor probabilidad de ganar las presidenciales del 7 noviembre pasado, en las que Ortega fue reelegido para su quinto mandato, cuarto consecutivo y segundo junto con esposa, Rosario Murillo, como vicepresidenta, con sus principales contendientes en prisión.

Asimismo, Amnistía anotó que las sedes de la revista Confidencial y el programa de televisión "Esta Semana" fueron allanadas en mayo, y que su director, Carlos Fernando Chamorro, se vio obligado a exiliarse de nuevo.

"En agosto, el periódico La Prensa fue objeto de un allanamiento y sus bienes quedaron confiscados. Su gerente (Juan Lorenzo Holmann) fue detenido (y declarado culpable) por cargos relacionados con el blanqueo de dinero", apuntó.

En tanto, los periodistas Miguel Mora y Miguel Mendoza fueron encarcelados en junio y condenados por delitos considerados de "traición a la patria".

"Durante el año (2021), el entorno hostil y los ataques permanentes de las autoridades provocaron que varios periodistas huyeran del país", advirtió.

ILEGALIZAN ONG Y CRIMINALIZAN A DEFENSORES DE DDHH

En el caso de los activistas y las ONG que defienden los derechos humanos en Nicaragua siguieron "enfrentándose aun entorno sumamente hostil", afirmó Amnistía.

Observó que el año pasado la Asamblea Nacional (Parlamento), controlada por los sandinistas, ilegalizó a al menos 45 ONG, y que "las personas que defendían los derechos humanos eran criminalizadas y detenidas deforma arbitraria".

"Las defensoras de los derechos humanos sufrían acoso policial, criminalización, campañas de desprestigio y amenazas", sostuvo.

Al menos dos personas que defendían los derechos humanos fueron acusadas en virtud de la Ley Especial de Ciberdelitos, "y se tuvo noticia de que otras fueron sometidas a actos de hostigamiento, vigilancia y amenazas", según el documento.

Asimismo, Amnistía advirtió de que "las detenciones arbitrarias seguían formando parte de la estrategia de represión del gobierno" y que hasta diciembre permanecían en prisión 160 personas "detenidas exclusivamente por ejercer sus derechos desde que comenzaron las protestas de 2018".

Esa entidad también recogió denuncias sobre las "condiciones de reclusión precarias" en la que se encuentran los encarcelados, los malos tratos, el régimen de incomunicación, y que algunas de las mujeres detenidas en 2021 "habían sido arrestadas con violencia, en ocasiones delante de sus hijos, y permanecían recluidas en condiciones muy precarias".

En el documento, Amnistía también denunció que los pueblos indígenas siguieron "soportando violencia", y que las autoridades no proporcionaron "información precisa sobre la pandemia de la covid-19".EFE