Sept. 30, 2021

Ambientalista inicia denuncia internacional por orden de arresto

Ambientalista inicia denuncia internacional por orden de arresto

El presidente de Fundación del Río y ambientalista, Amaru Ruiz, inició este jueves la denuncia internacional ante el Colectivo de Derechos Humanos Nunca Más, por la acusación en su contra por parte del Ministerio Público de Nicaragua.

Según el ambientalista, la orden de captura y la acusación en su contra con la Ley Especial de Ciberdelitos, es una actuación más del gobierno de Daniel Ortega para intentar silenciar el trabajo que han venido realizado.

“Recordaran que desde 2013 como organización nos opusimos a la construcción del Canal Interoceánico, a partir de ahí hemos sido vigilados y nuestra labor como organización y defensor ha sido cuestionada y hemos tenido represión, que se consolidaron en 2018 con la cancelación de personería jurídica de Fundación del Río”, expresó Ruiz.

El ambientalista dijo que se exilió debido a las amenazas y atentados en su contra, por denunciar en abril del 2018 la “negligencia” del gobierno de Ortega ante el incendio de la Reserva Biológica Indio Maíz.

“Yo recibí un atentado en mi casa el 28 de abril de 2018, en donde sujetos que desconocemos, entraron a mi casa de habitación, rompieron ventanas y dañaron un vehículo de Fundación del Río”, expuso.

Agregó que en ninguno de sus domicilios en Nicaragua han recibido una notificación por parte de la fiscalía y aseguró que se enteró a través de la publicación de dicha organización y por parte de los medios de comunicación.

“Esta acusación se basa en dos cosas, uno en los hechos denunciados de la masacre de la comunidad de Alal ocurrida en enero de 2020 y la masacre que denunciamos el 23 de agosto de este año, ambas ocurridos en el territorio Mayagna Sauni As en la región del Caribe Norte de Nicaragua”, precisó el ambientalista.

Ruiz indicó que va a continuar denunciando esta acusación en su contra a nivel internacional, tanto en el sistema de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) como en el Consejo de Derechos Humanos.

“Yo creo que es importante decir que el mensaje final del régimen es de tratar de callar las voces disidentes y tratar de seguir y continuar con su estrategia de miedo hacia los liderazgo comunitarios y las comunidades indígenas que se han atrevido a quitar la censura mediática para seguir denunciando la actuación de los colonos y la negligencia y complicidad de las instituciones del Estado”, denunció