Oct. 8, 2021

Agencia Vasca otorga premio “Ignacio Ellacuría” a las Madres de Abril y a la Articulación Feminista de Nicaragua

Agencia Vasca otorga premio “Ignacio Ellacuría” a las Madres de Abril y a la Articulación Feminista de Nicaragua

La Agencia Vasca de Cooperación para el Desarrollo, otorgó este viernes 8 de octubre el premio “Ignacio Ellacuría 2021” a la Asociación Madres de Abril (AMA) y a la Articulación Feminista de Nicaragua, como reconocimiento a su lucha por el respeto a los derechos humanos y la búsqueda de justicia para las mujeres nicaragüenses.

“Conceder el premio Ignacio Ellacuría 2021 de cooperación para el desarrollo 2021 a las organizaciones de mujeres Asociación Madres de Abril y Articulación Feminista de Nicaragua (…) por ser las candidatas que más se ajustan a los criterios de valoración del premio”, dice la resolución emitida por la Agencia Vasca de Cooperación para el desarrollo y firmada por su director Paul Ortega Etcheverry.

¿Qué es el premio Ignacio Ellacuría?

El Premio Ignacio Ellacuría de cooperación para el desarrollo se creó en 2008, con el objetivo de visibilizar el papel de las organizaciones y personas que, desde Euskadi o sus países de origen, desarrollen acciones significativas a favor de la igualdad y la justicia entre los pueblos.

El premio lleva el nombre de Ignacio Ellacuría, filósofo y teólogo vasco, nacionalizado salvadoreño, que desempeño labores tanto educativas como solidarias y fue uno de los precursores de la teología de la liberación. Siendo rector de la Universidad Centroamericana José Simeón Cañas, de San Salvador, fue asesinado, junto a otras siete personas, por un grupo militar.

La Asociación Madres de Abril (AMA) fue fundada con el objetivo de unir y representar a las madres y familiares de las personas asesinadas por la represión estatal durante las protestas de abril del 2018 en Nicaragua.

La Articulación Feminista de Nicaragua es una red integrada por más de cien organizaciones y mujeres a título individual. La red trabaja en pos de la democracia y el ejercicio de la ciudadanía plena de la población nicaragüense. Dicho movimiento participa de diversas formas y en diferentes procesos, para encontrar una salida pacífica en la crisis actual de Nicaragua, velando siempre por que el respeto a los derechos de las mujeres sea parte esencial de cualquier posible solución.